30 / jueves - octubre de 2008

Semana 44. 304/62
Zenobia.

Aunque lo pueda parecer, no es lo mismo tomar leche con miel caliente que tomar leche caliente con miel.

La miel está compuesta principalmente por fructosa (el azúcar de la fruta, 38%); glucosa (31%), sacarosa (el azúcar común, 1,5%) y otras “impurezas” que son las autenticas responsables de que cada miel tenga un sabor con denominación de origen.

A temperatura ambiente, la fructosa es 1,4 veces más dulce que el azúcar normal, pero su capacidad edulcorante disminuye a medida que aumenta su temperatura. Por eso no es lo mismo. Una cuestión de calentura: cuanto más caliente, menos dulce.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"

No hay comentarios: